La totalidad de los conceptos y normativas que hemos abordado en nuestros artículos, están referidos a los proyectos de edificación y sus diversas etapas de vida, desde que estos se idean en el Anteproyecto, hasta que son habitados al inicio de su Vida Útil.
Los actores involucrados en este proceso dependen de las características de cada proyecto, pero las etapas que componen su concreción son las mismas y están graficadas en la siguiente infografía.
vida-proyecto
(click en la imagen para agrandar)
La vida de un Proyecto o Edificación se inicia en la etapa de Anteproyecto, donde se determina el uso o destino que tendrá, el cual esta definido por la necesidad que debe satisfacer. También se define de manera conceptual el programa de recintos que tendrá, las superficies a construir de acuerdo a la normativa que afecta al terreno, etc. En esta etapa, y generalmente en proyectos de gran escala (colegios, centros comerciales, edificios) se solicita en la Dirección de Obras Municipales un Permiso de Anteproyecto, el cual detallamos anteriormente.
Posteriormente a la elaboración del Anteproyecto, se pasa a la etapa de Proyecto, donde se definen con más detalle las características físicas y materiales del mismo, se establece el programa, el tipo de estructuras, especialidades e instalaciones interiores.
Una vez definido esto, se solicita un Permiso de Edificación, para así dar inicio a las obras una vez que este se aprueba.
Esta etapa generalmente en proyectos de escala menor como viviendas, o ampliaciones, no se realiza de esta manera, ya que se construye de manera informal y sin asesoría profesional, por lo que en ese caso se procede a Regularizar las construcciones edificadas sin Permiso de Edificación.
Una vez terminada la construcción y obtenido el Permiso de Edificación respectivo, se procede a la Solicitud de la Recepción Final o Definitiva, luego de la cual, de acuerdo a lo que establece la Ley, se pueden habitar las edificaciones.